8 de diciembre de 2009

"Volverás" de Carlos Castillo Peraza. Tercera semana, tercer libro. Un libro por semana.


Fue una lectura muy agradable. Carlos Castillo es sin lugar a dudas un gran escritor. Tenía una capacidad intelectual bárbara.




En este libro inconcluso que dedicó a su hijo, nos hace ver de manera magistral la importancia de los sitios concretos, con olor concreto, personas concretas, sabores concretos, como es el caso de su querido Yucatán. Nos lo hace saber porque para él era tan importante lo local, como lo global.



Fundamental entender la aldea, para interpretar la civilización.



No hay aldea sin civilización y viceversa. Esa es la hipótesis central del libro.



Carlos narra de manera magistral sus vivencias infantiles y las combina acertadamente con la prosa filosófica en los consejos que dicta a su hijo.



Volverás es un texto fascinante.



Quién crea que Carlos Castillo sólo era capaz de escribir sobre política y democracia se equivoca. Volverás es la mejor prueba de su gran capacidad de sintaxis, redacción, prosa, lengua, dialecto, inteligencia, filosofía, etc., etc. y sí mas etc.



Tuve la oportunidad de conocerle en vida, mientras yo trabaja en el CEN del PAN al ser él Presidente del partido. Dos o tres veces, no más, tuve la oportunidad de conversar con él un par de minutos. Su gran capacidad para explicar cosas me impactó. Esos diálogos breves con él, fueron para mi enriquecedores. Me habló de la Cristiada, de los primeros triunfos del PAN, de la ciudad de México, de la música, del tráfico, de lo mal que escriben los periodistas, y algunas cosas más.



Volviendo al libro, debo contar que fue muy agradable su lectura, en momentos hasta divertida y provocadora de risas y hasta carcajadas.



Vale la pena, una vez más lo hecho, pensado y dicho por el maestro Castillo Peraza.